Se llevó adelante el Foro de Derechos Sociales y Políticos sobre Educación Sexual Integral organizada por Área de Participación y Protagonismo La Defe, al que asistieron adolescentes de todo el país.

Al inicio del foro las y los adolescentes armaron una nube de ideas sobre qué era y para qué servía la Educación Sexual Integral. Luego de ese disparador, se dividieron en grupos de debate en comisiones de entre 6 y 10 adolescentes de diferentes provincias para conocer sus opiniones y promover el intercambio entre ellas/os acerca de lo que pasa en cada región respecto a los temas que aborda la ESI: su implementación en cada escuela, barrio y comunidad, así como las propuestas e iniciativas de las y los adolescentes.  

Las y los adolescentes de Misiones, Entre Ríos, Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Córdoba, Santa Cruz, Chubut, Neuquén y Tucumán destacaron la importancia de la implementación de la Educación Sexual Integral (ESI) en toda la Argentina para “saber de nuestros derechos a la información, la salud y la educación, para reforzar e identificar si nuestros derechos fueron vulnerados y prevenir situaciones en nuestros diferentes contextos de vida”.

“La ESI sirve para hablar sobre seguridad, deseo, salud y amor, conocer más nuestro cuerpo, cuidarnos y cuidar a los otros” destacaron.

Entre las situaciones relacionadas a los temas que aborda la ESI en sus barrios y comunidades, las y los adolescentes compartieron su preocupación por la discriminación por motivos de género.

“En la calle y los colegios se discriminan los tipos de cuerpo y se discrimina a las personas transexuales, no los dejan entrar a los baños. Tenemos una compañera que ahora es un chico trans y una profe lo llama todo el tiempo por su anterior nombre y no lo dejan entrar en baño de chicos, sufre mucha discriminación” aseguró una adolescente de Buenos Aires.

Así como un adolescente de Neuquén dijo que en su provincia “tapan mucho en la escuela la diversidad y los géneros, no hablan de ese tema, está mal visto”. Otro de los temas que mencionaron fue la violencia de género que viven en su cotidiano, como explica una adolescente de Misiones en relación a las mujeres “sufrimos acoso sexual y acoso visual, en la calle y las paradas de los colectivos nos mira, nos silban, nos gritan cosas fuera de lo normal, nos tocan”.  

En relación a las dificultades que encuentran para la implementación de la ESI en las escuelas, la mayoría de las y los adolescentes participantes identificaron que el contenido de la ESI en las escuelas está orientado principalmente a “la parte biológica”, “el cuidado del cuerpo”, “las enfermedades de transmisión sexual” y “los métodos anticonceptivos, cómo ponernos un preservativo.  

La menstruación, para las y los adolescente, continúa siendo un “tema tabú” en sus escuelas lo cual genera situaciones de discriminación: “Es un tema que no se habla casi nada. En nuestra comisión de debate las chicas contaron varias situaciones que la mayoría padeció en los colegios, por ejemplo, de una chica que saco una toallita en el aula y los chicos se rieron de ella”, contó una adolescente de Córdoba. Otros temas, contemplados dentro de la ESI, perciben que no se abordan y deberían ser integrados en sus jornadas escolares como el respeto por la diversidad de género”, “las identidades de género” y “embarazo adolescente”.  

En cuanto al tratamiento de situaciones en las instituciones educativas una adolescente de Entre Ríos expresó que “los referentes institucionales adultos tiran para abajo la implementación. Cuando hay situaciones, en la escuela minimizan los abusos y los embarazos de adolescentes, o nos dicen que somos muy chicos. Todavía falta mucho trabajar la ESI en las escuelas y servicios de protección”.

Las familias no quieren hablar del tema por apego religioso y vemos que hay falta de docentes capacitados para brindar información. Nos pasó que los estudiantes pusimos carteles con información relevante que fueron sacados por la institución y así generan desinformación”, concluyó un estudiante de Chubut. 

Skip to content